Fundación Ixcanul

Mi pasión por el cine nació durante mi infancia. En Panajachel, donde crecí, había un hotel con un bar que tenía una televisión grande y gran variedad de películas de contenido. Eran películas independientes de autor, que los turistas donaban al lugar, en formato VHS. Viendo esas historias tan diversas, que usaban un lenguaje diferente, tanto en el idioma como en el lenguaje de las imágenes, fue creciendo mi fascinación. Esas películas mostraban historias de personas y lugares muy lejanos a mí. Entonces me pregunté por qué, si había tanta diferencia entre esos personajes y yo, las historias me hablaban directamente y me servían para analizar mi propia vida y situación. Así comprendí la fuerza del cine.

Cuando decidí convertirme en director de cine, tuve que irme del país, a falta de escuelas o centros de formación en Guatemala y de una cultura que tuviera el criterio para buscar, ver y entender el lenguaje cinematográfico. Una vez cumplida esa misión, regresé a Guatemala con títulos universitarios de París y Roma, listo para dirigir, pero me enfrenté al hecho que no existía la figura de productor de cine, así que tuve que convertirme yo mismo en uno, autoproducir y autofinanciar mis proyectos.

Después de producir varios cortometrajes, quise mostrar mi primer largometraje, Ixcanul, en Guatemala. Entonces me topé con otra realidad: tampoco existía la figura de distribuidor de cine independiente. De igual manera me tuve que convertir en distribuidor. Las salas de cine comerciales de Guatemala programan 99% de su contenido con blockbusters de Estados Unidos. Esto reducía el espacio de difusión para mi película. Como se imaginarán, tuve que convertirme en difusor. Así, en el año 2017, fundé el primer espacio de cine independiente en Guatemala, la Sala de Cine, en el Centro Cultural Miguel Ángel Asturias.

Aún después de todo este recorrido, de haber obtenido un Oso de Plata en el festival de Berlín y más de 60 premios internacionales con Ixcanul, y de filmar mi segunda película, Temblores, que comienza a cosechar éxitos, hacer cine en Guatemala continúa siendo una enorme lucha. Hacer que el público guatemalteco tenga acceso a él, otra lucha más grande. Si pensamos que cada uno de los directores de cine de Guatemala tiene que atravesar todos estos obstáculos, y que no todos cuentan con las mismas oportunidades y suerte que yo, podemos imaginar cuánto talento y buenas películas que podrían representarnos a nivel nacional e internacional estamos perdiendo.

Con el objetivo de facilitarle el camino a los que vienen detrás, a todos esos y esas cineastas y artistas nacionales, nace la Fundación Ixcanul.

La Fundación tiene como propósito enseñar por medio del cine para causar impacto y cambio social, para crear más profesionales, para crear público que consuma producciones nacionales, y películas que el mundo entero vea y ponga a Guatemala en el mapa cultural. Para enseñarnos a decodificar una película y ofrecernos viajes diversos a otras maneras de vivir y a otros horizontes, para cambiarnos la visión de nuestra vida y futuro. Para eso existimos como fundación.



Nuestro Equipo

Nuestra Directora Alejandra Colom

Alejandra Colom

Es una antropóloga comprometida con la investigación aplicada y el desarrollo de programas que mejoren la vida de las personas alrededor del mundo. Su lucha por la equidad y el respeto de los derechos humanos la llevó a involucrarse en los proyectos cinematográficos de la Casa de Producción y en la propuesta social de Fundación Ixcanul, desde donde espera promover y provocar cambios positivos a través del cine y el arte. A lo largo de su carrera, su trabajo la ha llevado a toda Centroamérica, República Dominicana, México y África central y occidental.